Adaptándonos a los cambios este 2021

Llegamos a este año con nuestra realidad totalmente cambiada, con muchas cosas que jamás imaginamos
pudieran pasar y algunas de estas situaciones tienen que ver con lo capaces que somos de adaptarnos al
cambio y no morir en el intento.


Sí, ha sido difícil pero también así ha sido la historia de la humanidad, hemos pasado por numerosos eventos
que de una o de otra manera cambiaron nuestra forma de ver las cosas y nuestros estilos de vida, a los que
estuvimos por mucho tiempo digamos “cómodamente acostumbrados” a vivir.


Los “rituales” de limpieza del hogar


Digámoslo como es, no todos estábamos acostumbrados a tener un protocolo de limpieza real en nuestras
personas y en nuestros hogares. Y seguro jamás nos imaginábamos que era tan necesario lavarse las manos
con tal método tan específico y a la vez tan simple. O que entenderíamos realmente la importancia de usar en nuestros hogares un producto de desinfección y sanitización.


Situaciones tan comunes como dar la mano al saludar, abrazar, besar, comer, sujetarse de algún lugar, tomar
unas monedas en la mano, beber una lata de refresco, etc., serían actividades de peligro mortal gracias al
contagio por Coronavirus. De terror.


Lo que resume a que, en cuestiones básicas de higiene, tanto personales, sociales y en los inmuebles que
habitamos, hemos tenido que reaprender y reconocer que estábamos haciendo mal las cosas, que al final del día todo es por nuestro beneficio y nuestra salud.

Cuidarnos y cuidar a los demás

 

Este punto es muy simple de abordar hoy día, hablemos de cualquier industria a la que pertenezcamos,
trabajemos donde trabajemos y vivamos en donde vivamos, nos ha quedado claro que podemos ser
peligrosamente responsables de la salud de los que nos rodean, sean seres queridos que viven con nosotros
o cualquier persona con las que nos cruzamos todos los días.


El saber que de nosotros depende también la salud y aún más importante, la vida de los demás, nos ha traído
(debería) un sentido de responsabilidad como nunca, entendiendo que nosotros también podríamos ser
afectados o no, por una persona que se cuida y nos cuida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS