Entiende como el CAT es tu mejor indicador hipotecario

¿Estás pensando en adquirir un crédito hipotecario para comprar un departamento? Esta es una buena decisión si no dispones del capital suficiente para hacer esta adquisición. Sin embargo, hay muchos aspectos que debes considerar antes de acudir a las entidades financieras a introducir solicitudes de préstamos hipotecarios.

Uno de los puntos más importantes que debes conocer es el CAT. Una gran herramienta para tener un detalle más amplio sobre el crédito hipotecario que estás solicitando. Y aunque pocos lo saben, es una información que debe ser entregada por el mismo banco.

Quizás, ya has escuchado hablar sobre este indicador. Pero ¿Sabes en qué consiste y cómo funciona? Descuida, estas interrogantes las respondemos en esta nota ¡Sigue leyendo!

 

¿Qué es el CAT?

El CAT, siglas que corresponden al Costo Anual Total, es un indicador que especifica el costo total de tu crédito durante los siguientes 12 meses. Y sí, como lo mencionamos, es una información que las entidades bancarias deben entregarte, pero son pocas las que realmente se toman la molestia de comentarte en qué consiste y cómo funciona.

 

Y es que el CAT es un gran auxiliar al momento de iniciar el proceso de solicitud de un crédito hipotecario. Pues te ayuda a estimar el costo del dinero que estás solicitando, medido en un período de un año y expresado en términos porcentuales.

 

Este indicador te permite tener una idea más clara de cuánto vas a pagar de interés una vez recibas el préstamo hipotecario. Así como también engloba las comisiones, los seguros, los gastos administrativos y escriturales, y otros gastos por servicios bancarios – financieros.

 

Dicho en pocas palabras, el CAT es una herramienta cuya utilidad radica en que resume los principales costos que conlleva tener un crédito hipotecario.

 

¿Por qué se creó este indicador?

El indicador Costo Anual Total (CAT) fue propuesto por el Banco de México con el objetivo de que las transacciones bancarias se hiciesen partiendo de la transparencia. Siendo el principal beneficiado el usuario solicitante, pues es una herramienta que le permite comparar los préstamos hipotecarios que ofrecen las distintas entidades financieras.

 

De modo que al final pueda elegir el que se adapte a sus necesidades y posibilidades económicas. Porque sí, aunque el principal beneficiado es el solicitante, las instituciones bancarias también resultan, de cierta manera, favorecidas. Ya que al ofrecer información más detallada sobre el crédito, el usuario razona si puede o no hacer frente a él.

 

El CAT, más allá de aplicar a créditos hipotecarios, también se aplica a préstamos automotrices, pagos fijos, tarjetas de crédito, de empeño y de nómina. Sin embargo, muestra un detalle más amplio en torno a los créditos hipotecarios.

 

 

 

Comparar créditos similares

Para que el CAT sea lo suficientemente efectivo, lo ideal es comparar entre dos o más préstamos hipotecarios cuyas características sean similares. Es decir, mismo monto y mismo plazo. De lo contrario, los resultados finales no te servirán de mucho, pues la diferencia podría ser abismal, confundiéndote.

Cabe agregar que, los impuestos que derivan de la compra de la propiedad inmobiliaria o los gastos notariales no se contemplan en el detalle del CAT. Porque son variables externas a la concesión de un préstamo, el banco no tiene poder de control sobre ellas.

 

¿Cómo afecta el CAT en la hipoteca?

Ahora bien, ¿Qué efectos acarrea el CAT sobre mi hipoteca? Fíjate, si solicitas un crédito hipotecario y solo tienes como referencia la tasa de interés que te va a aplicar el banco que te va a prestar el dinero, te falta mucha información importante. Al año podrías pagar mucho más de lo que tenías pensado, pues no calculaste conforme a tus posibilidades.

Justo esto es lo que buscan muchas entidades bancarias al solo mencionarte la tasa de interés que tendrás que pagar, pero obviando los detalles del CAT. Y es que visto de este modo, creerás que las cuotas en mensualidades son menores, y que el crédito es más económico.

Esto sucede porque tu única responsabilidad no es costear los intereses, hay muchos gastos más que tendrás que pagar a lo largo de tu préstamo hipotecario. Y el CAT es la herramienta ideal para conocerlos. Así que debes solicitar al banco que te calculen el CAT de tu hipoteca para saber cuánto vas a pagar puntualmente mes a mes y cada año.

Ten en cuenta que el CAT es un monto individualizado que se estima en función al monto del préstamo que has solicitado, y se expresa en términos porcentuales sobre el monto original. Y no te dejes engañar, TODOS los bancos están OBLIGADOS por la ley a informarte sobre el CAT de tu crédito hipotecario.

 

¿Qué costos toma en cuenta el CAT?

Ahondemos más en este punto para que consideres cuán relevante es el CAT. Así que si te preguntas qué engloba el detalle del CAT, fíjate en los principales costos:

 

 

  • Monto total del préstamo hipotecario.

  • Intereses. IVA (Impuesto del Valor Agregado).

  • Comisiones.

  • Gastos.

  • Cargos como cliente.

  • Amortizaciones.

  • Primas de seguro.

  • Deducciones y beneficios convenidos con la institución bancaria.

 

 

¿Es el CAT el único aspecto a considerar al elegir el crédito hipotecario?

¡No! Aunque el CAT es uno de los elementos más importantes que debes evaluar al adquirir un préstamo hipotecario, hay otros aspectos más a considerar. Lo más conveniente es buscar varias alternativas, no te quedes con la primera. Luego, toma las distintas opciones de diferentes bancos y compáralas con base en:

 

 

  • Checa el Costo Anual Total (CAT).

  • Revisa las comisiones por apertura, comisiones por administración, y penalización por pagos adelantados.

  • Toma en cuenta el monto al que asciende la cuota mensual.

  • Si contratas un préstamo a tasa fija, cuida que las mensualidades sean iguales.

  • Infórmate sobre las condiciones de los seguros por si necesitas usarlos.

  • Por lo general, este tipo de créditos hipotecarios incluye seguro de daños, seguro de desempleo o seguro de vida.

  • Antes de firmar, lee muy bien el documento y asesórate si no entiendes un punto

 

El CAT es tu mejor indicador hipotecario.