Convierte tu hogar en un espacio que te genere felicidad.

¿Sabías que una de las causas de la ansiedad y el estrés en el hogar, es vivir en un entorno que no es de tu agrado?

Suena lógico, ¿verdad? No obstante, la mayoría de las personas pasamos de largo la importancia de crear un espacio que nos genere bienestar. La decoración del hogar suele verse como un tema estético de menor importancia. Por lo que es fácil darle prioridad a otras situaciones y dejar de lado el sentimiento que nos genera llegar a casa.

Sin embargo, no es un tema que debería ser tomado a la ligera. La decoración y las emociones van de la mano, por lo que si sufres algún malestar al estar en casa, es momento de que te cuestiones los motivos. Recuerda que finalmente, nuestro hogar debe ser una fuente de paz y tranquilidad.

A continuación, te presentamos algunos de los elementos a tomar en cuenta para convertir tu hogar en un espacio que te genere felicidad.

 

Colores

Cada color afecta de manera diferente nuestro entorno. Por ejemplo, tonalidades como el rojo o el naranja suelen generar ansiedad, estrés e inclusive agresividad. Por ello, deben utilizarse con moderación y evitarse en sitios de descanso como la recamara.

Por su parte, los colores claros como el blanco, el beige, el azul o el amarillo, son ideales para las habitaciones. Transmiten una sensación de suavidad, alegría y relajación. Combinar estas tonalidades también es una gran idea, ya que así potenciamos un ambiente de paz y de frescura en nuestro hogar.

Se recomienda evitar los colores muy oscuros. Debido a que generan un efecto de encierro, tristeza y bochorno. Aunque por supuesto, esto dependerá de los gustos de cada quién. Lo importante es darle su lugar a este tipo de detalles y al impacto que pueden generar en nuestra vida cotidiana.

 

Iluminación

Al igual que los colores, la iluminación es un factor clave para sentir calidez en el hogar. Vivir en un ambiente encerrado afecta nuestro estado de ánimo e inclusive puede provocarnos problemas de salud.

La iluminación natural es la mejor para crear una atmósfera agradable y acogedora. Abrir las ventanas y permitir que entre la luz del sol y el aire fresco disminuye el estrés y nos estimula.

Por otro lado, se recomienda evitar focos blancos o excesivamente fuertes en la recámara. Este tipo de luces pueden afectar nuestro sueño y provocarnos dolores de cabeza. Recuerda que la iluminación siempre debe de ir acorde a lo que cada espacio representa.

 

Decoración

La realidad es que a veces menos es más. Es un error muy común sobrecargar nuestro hogar, sobre todo cuando este problema se deriva del apego a objetos materiales que ya no son de utilidad.

Una decoración equilibrada siempre va a transmitir comodidad. Así que despídete de todo lo que te genera ansiedad y adorna con objetos que te representen. Añade un par de retratos familiares, cuadros que sean de tu agrado, plantas para generar un ambiente saludable y delicado. Pero sobre todo, acomoda tus muebles y sé más consciente con tu espacio. La mejor forma de sacar provecho a nuestro entorno, es creando un ambiente de armonía y sensibilidad.

 

Orden

A nadie le gusta llegar a casa y encontrar un desorden. Vivir en un ambiente sucio y desordenado tiene severas implicaciones en nuestras emociones. Perjudica el estado de ánimo y nos transmite esa sensación de agobio.

 Es normal que no sea posible mantener la casa impecable en todo momento, pero esto puede resolverse con un poco de organización.  Es importante que nos tomemos el tiempo para limpiar y acomodar nuestro espacio personal.

 

Aroma

Los aromas nos trasladan a momentos de felicidad. Qué mejor que llegar a casa y percibir una esencia que nos reciba en cada sentido, ¿no crees?

Puedes utilizar velas, aromatizantes, o flores de tu agrado. Lo importante es que identifiques aquellos aromas que te encantan, y los proyectes en tu hogar. Toma unos segundos e imagina cómo sería abrir la puerta, y sentir un aroma que te da la bienvenida a casa.

Pueden parecer detalles insignificantes, pero no lo son. Si pones en práctica estos consejos, verás cómo poco a poco tu calidad de vida mejora, y tu casa deja de ser un espacio cualquiera, para convertirse en tu nuevo hogar.