¿De qué trata la portabilidad hipotecaria?

¿Te has preguntado por qué tras años de pagar un préstamo hipotecario, las cuotas aumentan y la deuda no disminuye? Esta es una de las principales consecuencias de no leer las condiciones escritas en letras pequeñas en los contratos de financiamiento. Por eso, destacamos cuán importante es que leas TODO el documento.

 

Si te retrasas con los pagos o firmas un documento del cual desconoces sus cláusulas, te expones a que puedas resultar afectado el día de mañana. Tu préstamo hipotecario se podría volver una historia de terror de la cual no podrías salir.

Por fortuna, la portabilidad hipotecaria puede ayudarte en caso de que tus deudas hipotecarias estén ahogándote. Si no sabes en qué consiste este concepto, continúa leyendo, desde Marhnos Hábitat te presentamos sus bondades.

 

¿Qué es la portabilidad hipotecaria?

 

La portabilidad hipotecaria, mejor conocida como subrogación de acreedor, es una modalidad que consiste en que puedes trasladar una deuda de préstamo hipotecario, de una entidad financiera a otra, gracias a acuerdos entre instituciones bancarias.

Puedes cambiar tu préstamo hipotecario con la finalidad de obtener mejores condiciones. Por ejemplo, cuotas mensuales más bajas, comisiones más asequibles, una baja tasa de interés, entre otros beneficios.

 

Esta modalidad puede realizarse desde cualquier entidad bancaria, sea pública o privada. Lo único que necesitas es cumplir ciertos requisitos, entre ellos, no tener pagos retrasados. De hecho, es importante que tengas en cuenta que las cuotas retrasadas no serán cubiertas por la nueva institución financiera. Pues no se trata de eludir tus responsabilidades.

Además, ten en cuenta que cambiarte a un mejor préstamo hipotecario generará algunos cargos que deberás cubrir. Por ejemplo, gastos notariales, comisiones por apertura de crédito en el nuevo banco, gastos por escrituración, entre otros. Esto debes consultarlo en la institución financiera, puede que las condiciones varíen.

 

La portabilidad hipotecaria no liquida el crédito actual con un nuevo crédito

 

¡Así es! Este punto debes tenerlo muy claro antes de realizar el proceso. La portabilidad hipotecaria no consiste en liquidar con un préstamo nuevo, el crédito que actualmente tienes con una entidad bancaria.

Pues este procedimiento financiero produciría gastos superiores. Como la cancelación del primer crédito hipotecario, la formalización de un nuevo préstamo, pago de derechos, entre otros gastos. Y, por supuesto, no estás en momento de adquirir más deudas.

 

La portabilidad hipotecaria se trata de reemplazar al acreedor dentro del préstamo hipotecario original. Este producto financiero seguirá quedando garantizado al amparo del mismo crédito, es decir, el constituido de manera inicial.

Lo que único que se modifica en la inscripción correspondiente en el Registro Público de la Propiedad, es el nombre del acreedor. Además, el nuevo plazo general y específico en torno a las cuotas mensuales y, lo más importante, la nueva tasa de interés.

 

Los gastos de la portabilidad hipotecaria

 

Iniciar un nuevo crédito hipotecario deriva en más gastos. Caso contrario, a transferir un préstamo de una entidad bancaria a otra, lo que implica gastos menores. Como los derechos de registro y los gastos notariales.

También es importante señalar que no tendrás que volver a escriturar la propiedad inmobiliaria, ni saldar

los impuestos. En cuanto a la modificación en el documento, los Registros Públicos de la Propiedad están regularizados por leyes locales. Por ende, el costo por la inscripción de esta modificación puede variar de acuerdo a la entidad.

Así que lo más recomendable es que te asesores con un notario de confianza para tener más información al respecto.

 

 

Ventajas de la portabilidad hipotecaria

 

Decirte que la portabilidad hipotecaria incurre en desventajas, es falso. Por eso, nos enfocamos en rescatar sus puntos a favor, que son muchos. Y es que esta modalidad te permite mudar tu préstamo hipotecario a una entidad financiera que te ofrezca mejores condiciones. Una virtud muy favorable en tiempos de deudas que no puedes controlar.

Las nuevas condiciones, en especial, la nueva tasa de interés suele ser más atractiva. Pues los bancos mejoran las condiciones con el propósito de captar nuevos clientes y sumarlos a su entidad. A favor, obtendrás un mejor beneficio, cómodas cuotas de mensualidades.

Los plazos y las comisiones también se modifican a tu favor, así como el resto de condiciones que en el anterior banco se te complicaba costear en tiempo y forma. La portabilidad hipotecaria es, en definitiva, una posibilidad para mejorar tus finanzas.

Eso sí, debes tener en cuenta que seguirás teniendo una responsabilidad financiera con el nuevo banco. Solo que esta vez la deuda será más cómoda de costear, con plazos más asequibles para ti. Así que podrás planificarte de mejor forma para responder a tus obligaciones, pero disfrutando tu casa sin mayores contratiempos y estrés.

 

Otros detalles a considerar…

 

Hay otros aspectos en torno a la portabilidad hipotecaria que debes considerar, entre ellos:

 

  • Las instituciones financieras están obligadas a trasladar el préstamo hipotecario a otra entidad financiera, si así lo has solicitado.

  • En caso de créditos de Infonavit, Fovissste o ISSFAM, no puedes transferir el préstamo a otra entidad bancaria. Considerando lo estipulado en la Ley de Transparencia y Fomento a la Competencia en el Crédito Garantizado, estos organismos no están forzados a recibir pagos procedentes de entidades de crédito con el propósito de trasladar a estas, los préstamos de sus acreditados.

  • No hay ningún riesgo en la seguridad jurídica de la propiedad inmobiliaria después de solicitar una portabilidad hipotecaria.

  • Para renegociar tu crédito hipotecario, lo primero que debes hacer es buscar si hay otra entidad bancaria que te ofrezca mejores condiciones de crédito. Cuando escojas a la más conveniente, deberás acercarte a tu banco y solicitar un “estado de cuenta para efectos de subrogación”. Luego, deberás entregar a la nueva entidad bancaria la documentación que te soliciten.

  • La entidad acreditante está obligada a emitir la portabilidad hipotecaria en un plazo no mayor a 15 días hábiles o naturales. La institución bancaria saldará el saldo del préstamo al banco original y el crédito quedará formalmente trasladado.

 

 

Con esta información sobre portabilidad hipotecaria, ya puedes solicitar esta modalidad si lo crees conveniente.